La Virgen María exaltó el poder de Dios a través de una oración

La magnificat es una oración de la Virgen María, en la que exaltó el poder de Dios y sus milagros, después de haber quedado embarazada por obra y gracia del Espíritu Santo.

El mensaje de María fue durante una visita que realizó a su prima Isabel, la cual también estaba preñada por primera vez de San Juan Bautista.

María era humilde y creyente del señor, en este sentido, la magnificat se traduce como una petición de perdón, protección y amor para los hombres donde ella intercede ante el todopoderoso.

Conoce cómo fue el encuentro entre la Virgen María e Isabel

Hablar de la Virgen María es sinónimo de esperanza para muchos peregrinos, en medio de los problemas que hoy en día aquejan a la tierra.

De hecho, la promesa de un mundo mejor se mantiene de pie a través de los relatos bíblicos, prueba de ello fue el encuentro entre la Virgen María y su prima Isabel.

En este sentido, la visita se llevó a cabo en las montañas de Judá, donde se hallaba Isabel, que durante su juventud no pudo concebir.

Sin embargo, Isabel ya mayor salió embarazada por obra y gracia del Espíritu Santo, al igual que María que en ese momento se encontraba en estado.

Isabel: “tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre”

La Virgen María fue recibida por su prima Isabel con estas palabras: “tú eres bendita entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre”.

Asimismo, manifestó estar alegre por la Virgen María y que creyera sobre lo anunciado por Dios con relación a la llegada de Jesucristo al mundo.